Somos Uno.

Hablamos de cuerpo, mente y alma, todo uno, ¿cómo podemos cuidarlo? Supongo que salir con los amigos, dedicar tiempo de calidad a las personas que más quieres, decirle a esa persona «gracias» o «lo siento» ayuda a crecer y a limpiarnos por dentro. Respira profundo, recuerda la última vez que te dijiste a ti «gracias», «perdona» o te dedicaste un tiempo para hacer lo que más te gusta. Puede que haya sido hace mucho o quizá tienes la suerte de haberlo hecho hace varios días… a lo mejor nunca lo has hecho. Independientemente del momento, mira hacia delante y proponte hacer algo de esto. Somos el lugar donde vamos a vivir siempre.

Y en ese lugar, ¿tienes molestias? ¿Te cuesta seguir el ritmo? ¿Ese lugar tiene límites? Responde a esas preguntas y piensa si hay algo que puedas hacer…. Nosotros pensamos que sí.

Sal a la calle, camina, corre, salta, juega tu propio peso sin dolor, ¿eres capaz? Siente como te levantas de forma ligera, como tus piernas pueden soportar tu cuerpo, recuerda que eres tan fuerte como las plantas de tus pies, ¿te has dedicado en algún momento de tu vida a fortalecer tus pies?

En este vaivén de preguntas sólo queremos invitarte que reflexiones sobre cómo cuidas el lugar donde vas a vivir, porque tu cuerpo forma parte de ese «uno». Pronto dedicaré un post a contar mi historia, pero cuando nos olvidamos del cuerpo, nos olvidamos también de la mente y del alma, aunque puede ocurrir al revés, que  que nos olvidemos del alma y en consecuencia la mente y cuerpo se descuiden. Esta concepción del ser como un todo, hace que sus partes se encuentren en un punto, estos están relacionados entre sí de forma ordenada. En el momento en el que uno de ellos se descuida, el equilibrio se pierde.

Texto de Lucía Ramírez, alias «Disfrutona»

Leave A Reply:

(optional field)

No comments yet.